Reporte de Vendimia 2011

Reporte de Vendimia 2011

Por Patricio Celedón, Enólogo Jefe.

Agosto 2011.

Reporte Vendimia 2011

Introducción

Ya un poco más tranquilo, después de una larga y lenta cosecha hay tiempo para sentarse a sacar conclusiones y escribir un poco acerca de esta Vendimia 2011, por cierto una de aquellas para recordar, por la gran calidad de sus vinos…

Por segundo año consecutivo, nos encontramos frente a un año frío y con bajos rendimientos. Si bien, un porcentaje importante de los vinos se encuentra en fermentación maloláctica, hasta hoy muestran un extraordinario color, mucha frescura y elegancia.

Periodo de Crecimiento 2010 – 2011

Esta temporada nuevamente comenzamos con un invierno muy frío, el cual permitió una temprana acumulación total de horas de frío en las vides, las cuales quedaron solo a la espera de las mayores temperaturas primaverales para brotar.

Por otro lado, las precipitaciones nuevamente estuvieron por debajo de un año normal, lo cual ha comenzado a ser una constante durante las últimas temporadas. En el Fundo San Carlos, cayeron 446 mm y en el campo de La Capilla y El Olivar, 383 mm aproximadamente. Las lluvias se concentraron principalmente durante finales del otoño e invierno.

Las primeras puntas algodonosas que comenzaron a observarse en nuestros viñedos, fueron de Chardonnay y Malbec, el 4 se septiembre (el primero de ellos, en el Fundo San Carlos, y el segundo en el Fundo El Olivar), los cuales terminaron por brotar 10 y 11 días después, respectivamente. En promedio, la brotación se produjo prácticamente en las mismas fechas que el año pasado en los Fundos San Carlos y El Olivar, y aproximadamente 10 días más tarde en comparación a un año normal. En La Capilla, en cambio, esta ocurrió 1 semana antes al año pasado, y muy coincidente con un año normal.

Las temperaturas fueron aumentando muy lentamente durante los meses de septiembre (Tº Media Mensual de 12.17ºC) y octubre (Tº Media Mensual de 14.37ºC), luego de lo cual hubo un aumento más significativo en el mes de noviembre (Tº Media Mensual de 17.77ºC), después de lo cual pensamos en que el año se normalizaría con mayores temperaturas. Pero contrario a lo que pensábamos, en diciembre, las temperaturas no aumentaron, e incluso tuvimos una media mensual levemente por debajo de noviembre, de 17,71ºC, explicado principalmente por muy bajas temperaturas mínimas, de incluso, 3.9 y 5ºC durante las mañanas más frías del mes, y temperaturas máximas relativamente bajas, en promedio de 28.3ºC (2 a 3ºC mas bajas a un año normal).

Este fenómeno de bajas temperaturas, sumado a las bajas temperaturas que tuvimos a fines del año 2009 y sumado a las lluvias que tuvimos a fines de octubre y principios de noviembre, fueron el principal responsable de las bajas en los rendimientos obtenidos durante esta vendimia, e indirectamente uno de los responsables de la gran calidad que poseen los vinos de esta temporada, debido a que los racimos se presentaron más ventilados y con bayas mucho más pequeñas, con las cuales se obtuvo una mayor concentración, gran color y sabores y aromas más intensos.

En resumen, esta temporada comenzó un poco mejor que la temporada 2009-2010 en cuanto a temperaturas, las cuales fueron aumentando lentamente y se mantuvieron por sobre el año pasado hasta llegar al mes de diciembre, en donde las temperaturas bajaron y se mantuvieron por debajo del año pasado y de un año normal durante todo el resto de la temporada, lo que explica lo lento que fue la madurez y lo largo de esta vendimia. Si bien a mediados de abril tuvimos un par de precipitaciones, las cuales nos alertaron respecto de una posible aparición de hongos, al final esto no complico mayormente.

Blancos

Debido a las menores temperaturas registradas en Colchagua durante el verano 2011, a la ausencia de muy altos picks de temperatura y al excelente trabajo realizado en el viñedo por Miguel Mujica (Gerente Agrícola de la Viña) y su equipo, pienso que este año obtuvimos un Sauvignon Blanc de Colchagua de extraordinaria calidad, siendo incluso una de las mejores cosechas en la historia de este vino.

Comenzamos con una cosecha sectorizada, cosechando un poco de uva los días 22 y 23 de febrero, los cuales dieron origen al componente más fresco y de mayor acidez de la mezcla. Una semana más tarde continuamos con todo el resto. Adicionalmente este año incluimos un pequeño porcentaje de un nuevo viñedo ubicado a los pies de la Cordillera de los Andes, el cual aportó un poco mas de fruta madura a la mezcla final, ya que lo pudimos cosechar más tarde sin tener una pérdida importante de acidez.

Respecto del Sauvignon Secreto, seguimos trabajando con uvas del Valle de Casablanca, específicamente de la zona más fría. El primero de ellos, ubicado al lado del pueblo de Casablanca, fue cosechado entre los días 4 y 7 de abril. El segundo, ubicado en el sector de Las Dichas (a 11 km del mar), fue cosechado entre los días 8 y 12 de abril. Tal como les comente anteriormente, este fue un año muy frío, y tanto los estados fenológicos, como la cosecha se retrasaron alrededor de 1 a 2 semanas. Si bien las 2 primeras semanas de marzo fueron muy calurosas, y hubo una disminución en la acidez total, todavía faltaba tiempo para que la uva madurara. A mediados y fines de marzo todavía habían muchos gustos verdes, lo cual nos llevo a esperar hasta la primera quincena de abril para su cosecha. Nuevamente la vendimia se realizó en pequeñas cajas de 10 kilos y se transporto durante la noche a nuestra bodega principal, ubicada a un costado de Santa Cruz.

SI bien no creo que este sea un año extraordinario para la calidad de los Sauvignon de Casablanca, estoy bastante contento con el resultado que obtuvimos. A diferencia del año pasado, el Sauvignon Secreto es más elegante en nariz, con una boca más densa y de mejor volumen, manteniendo las notas minerales y salinas que caracterizan a la porción proveniente de Las Dichas.

Luego del Sauvignon, seguimos con el Chardonnay del Fundo San Carlos (Línea Estate Collection), el cual presentó una abrupta caída en sus rendimientos, de hasta 50% en algunos cuarteles. Esto fue provocado principalmente por las bajas temperaturas que tuvimos durante el período de floración y cuaja (segunda a tercera semana de noviembre), con lo cual el crecimiento del tubo polínico no fue el óptimo y en algunos casos no logró fecundar al óvulo, por lo que se produjeron menos bayas. Si bien, por un lado, esto provocó un gran daño, por el otro, produjo condiciones muy interesantes para la madurez de las uvas, ya que el racimo quedo más suelto y, por lo tanto, más ventilado, produciéndose una madurez más uniforme.

Debido a esta baja en los rendimientos, la uva maduró más rápido y finalmente fue cosechada entre los días 14 y 18 de marzo.

Al igual que el año pasado, este año también trabajamos con un viñedo ubicado a los pies de la Cordillera de los Andes en sector de Peor es Nada (Colchagua Andes). En esta zona, también se observó una baja en los rendimientos, pero a su vez una gran calidad final del vino. Esta uva fue cosechada entre los días 6 y 9 de abril.

La mezcla final de Chardonnay Estate Collection Reserva, dio como resultado un vino fresco, frutal, y muy agradable para beber. Este vino fue fermentado y guardado en cubas de acero inoxidable. Se realizó un trabajo con las borras finas por 2 a 3 meses y luego fue envasado. No tiene madera ni fermentación maloláctica.

Posteriormente, continuamos con la vendimia cosechando Viognier para la línea Secreto (proveniente del Fundo San Carlos), durante la última semana de marzo. Al igual que el año pasado, seguimos trabajando un estilo de viognier mas fresco, mas frutal y más amigable, evitando caer en un vino muy pesado y maduro. Respecto de los rendimientos, estos fueron los esperados. Ahora me imagino que ustedes se preguntan entonces, ¿Porque el Chardonnay tuvo un rendimiento tan bajo y el Viognier, estando plantado en el mismo campo, tuvo rendimientos normales? La respuesta es simple, tal como les comente, la baja producción del chardonnay se debió a las bajas temperaturas entre floración y cuaja, la cual ocurrió en distintas fechas al comparar con viognier. Así por ejemplo, para Chardonnay ocurrió entre el 8 y 22 de noviembre, para Viognier, fue entre el 18 y 29 de noviembre, y coincidió con mejores temperaturas (en promedio casi 2ºC superior) a las registradas durante la floración y cuaja de Chardonnay.

Siento que la mezcla Viognier 2011 está muy buena, incluso superior al 2010, con una gran frescura, fruta, complejidad y buen volumen.

Respecto del Chardonnay de la línea Reserva, continuamos trabajando con 2 productores de Casablanca, y al igual que al año pasado, el porcentaje más importante (aproximadamente un 60%) tuvo como origen la zona más cálida del Valle. Al igual que en otros valles de Chile, este Chardonnay también presento una baja en sus rendimientos de casi un 30%, pero al igual que el Chardonnay Estate Collection, la calidad obtenida es muy buena. Este año nuevamente trabajamos un porcentaje del vino con levadura nativa, y otro porcentaje con bacterias seleccionadas para realizar fermentación maloláctica, lo cual finalmente correspondió a un 7%. Un 33% del vino fue fermentado y guardado en cubas de acero inoxidable para aportar frescura y fruta a la mezcla final, y el 66% restante fue fermentado en barricas (9% nuevas), la cual aportará evolución, grasitud y notas a madera a la mezcla final. En este minuto tanto en cubas como barricas, estamos realizando batonage para mejorar el volumen y cremosidad del vino.

La última cepa blanca, e incluso la última uva cosechada esta vendimia fue el Semillón. Como ya les he comentado, proviene de un viñedo de más de 50 años, ubicado en el Fundo San Carlos, y que usamos para producir nuestro vino Noble Semillón. Debido a las características del año, pienso que tenemos un potencial extraordinario para este vino en esta cosecha. Las bajas temperaturas del año, sumado al mayor porcentaje de humedad, a las lluvias de marzo y abril, y a las buenas temperaturas del mes de abril, hicieron que la infección por pudrición noble fuera sumamente pareja, temprana y explosiva en este cuartel, lo cual nos permitió incluso cosechar temprano en comparación al histórico de cosecha del cuartel. Este año la cosecha se realizó los días 23 y 24 de mayo (generalmente se cosecha alrededor de la segunda semana de Junio), y para sorpresa nuestra obtuvimos un nivel de azúcar altísimo en el mosto (mayor a 420 g/L), prácticamente nunca visto en este Semillón. Hoy, luego de una lenta fermentación de casi 1 mes, el vino esta sulfitado y ya se encuentra en barricas de varios años de uso, con el objetivo de aportarle evolución evitando incorporar madera. Como dato, el vino quedó con un azúcar residual de 205 g/L, y un alcohol de 11,8%.

Tintos

Al igual que la pasada vendimia 2010, esta temporada los viñedos gozaron de un clima más fresco a lo que generalmente estamos acostumbrados en Chile. Las cepas tintas, al igual que las blancas, presentaron bajas en sus rendimientos debido a la fría y larga primavera. En el caso de Viu esta baja fue en promedio de un 4.7%, afectado principalmente por Cabernet Sauvignon y Malbec.

Si bien nos vimos afectados por los rendimientos más bajos, esto incidió directamente en la calidad final de los vinos, debido a que los racimos quedaron mas ventilados, sanos y con bayas más pequeñas, lo que a su vez generó mayor concentración e intensidad frutal en los vinos

Este año, a diferencia del anterior, fue posible visitar en forma más seguida los viñedos, ya que por un lado, el año pasado luego del terremoto había un caos tremendo, lo cual hacía muy necesaria mi presencia en la bodega, y por el otro, este año con la bodega mucho más ordenada y mas la contratación de Natalia Stiepovich (enóloga), me permitió enfocarme mucho más en el seguimiento de los viñedos.

Al igual que el año pasado seguimos realizando una vinificación muy suave y poco extractiva, buscando principalmente la elegancia, balance y frescura de los vinos.

En cuanto a las variedades, pienso que este año será recordado como una de las mejores cosechas de los últimos 10 o incluso 20 años. Personalmente, no recuerdo una vendimia con estas calidades en los 12 años que llevo haciendo vino…

Comenzamos la cosecha de tintos la última semana de marzo, más precisamente el 28 de marzo, con uno de los 2 Pinot Noir provenientes de Casablanca y que se destinan a la línea Secreto. Con 1 año más de experiencia y teniendo en cuanta los resultados obtenidos en la cosecha 2010, nos atrevimos a cosechar en promedio 10 días antes, incluso en este año más frío. Estamos muy contentos con los resultados obtenidos, ya que, los distintos lotes, que se encuentran principalmente en cubas de acero inoxidable y barricas usadas (manteniendo la idea de hacer un Pinot Noir principalmente frutal) son aún más frescos y de fruta más roja y acida que el 2010.

A la semana siguiente comenzamos con la cosecha de las variedades tintas en el Valle de Colchagua, partiendo con el Merlot del Fundo San Carlos. Este Merlot es utilizado para la línea Estate Collection Reserva. Pienso que este año, logró una buena madurez, no tuvo problemas de deshidratación (debido a lo frío del año), y el vino se muestra frutal, fresco con taninos suaves, buen color y muy rico y agradable para beber.

Al mismo tiempo, cosechamos el Syrah del Fundo El Olivar, que destinamos a nuestra línea Secreto. Si bien este año fue más frío, este Syrah se cosechó 1 semana antes del año pasado, y en promedio 7 a 10 días antes que el histórico para estos cuarteles. A mi parecer lo que influyó en este punto fue la menor carga que tuvieron estos cuarteles en comparación a los años anteriores. El vino presenta un gran color, con notas florales y a frutas negras y azules, con una acidez y sensación de frescura muy placentera. Pienso que es un muy buen año para este Syrah.

Respecto del Syrah del Olivar Alto destinado a la línea Single Vineyard, el 2011 va a ser un año especial. Si leyeron el informe del año pasado les comente acerca de la investigación que estamos realizando en nuestros distintos viñedos, con el objetivo de comprender mejor nuestros terroir para así poder manejar los viñedos de mejor manera y en forma diferenciada (incluso dentro de un mismo cuartel), y de esta forma lograr expresar el mayor potencial y las mejores características de cada cuartel a través del vino. Les comento esto ya que la cosecha 2011, es la primera vez que realizamos una separación en el viñedo siguiendo el patrón de polígonos, lo cual quiere decir que la cosecha se realizó totalmente en forma diferenciada siguiendo los distintos tipos de suelos existentes incluso al interior de cada cuartel. Los resultados son muy claros y si bien los vinos todavía no han terminado la fermentación maloláctica, hoy ya muestran sus distintos potenciales. Finalmente la cosecha de estos cuarteles (1, 2, 3, 4 y 19) la realizamos entre el 11 y 18 de abril, comenzando por el polígono “teóricamente” de mayor potencial (plantados sobre roca madre con 50 a 80 cm de suelo) y terminando con el polígono “tardío” (plantado en sectores con un terroir más profundo y más rico en nutrientes), el cual sigue siendo interesante pero diferente a los otros.

En cuanto al Malbec que tenemos plantado en el Fundo El Olivar y que tiene como destino la línea Secreto, hasta hoy se está mostrando muy interesante, con mucho carácter, floral y una fruta fresca e intensa. Durante el transcurso del año en el estudio de suelos que estamos realizando, hemos observado que el terroir donde se encuentra plantado es bastante irregular, existiendo sectores con pendiente y menos suelo, otros más planos y profundos, distintos orígenes de suelo, por lo que, le veo un potencial muy alto en un futuro próximo (a partir del 2012) cuando podamos realizar un manejo diferenciado y una separación de los distintos terroir durante la cosecha. Este Malbec fue cosechado la última semana de abril.

El Malbec del Fundo San Carlos, por su parte, también nos entregó excelentes resultados. Al igual que los últimos años, el cuartel estrella continúan siendo el 4, constituido por antiguas plantas de Malbec de más de 100 años. Gracias al estudio de terroir que estamos realizando, hoy podemos explicar en parte porque este cuartel sobresale año tras año, por sobre los cuarteles 5 y 6, ubicados al lado del 4. Esto estaría siendo explicado por 2 cosas: Por un lado, la presencia de una arena de mayor tamaño que permite que el suelo sea extraordinariamente poroso, lo cual explica el gran desarrollo radicular y su excelente drenaje. Por otro lado, la arcilla tiene la particularidad de administrar muy bien la entrega de agua a la planta durante todo el año debido a que es una arcilla con muy buena calidad expandible y que no produce crack (no se quebra al secarse). Gracias a la profundidad del suelo de Cunaco (Fundo San Carlos) y a su componente arcilloso, es que sólo es necesario regar en una o dos ocasiones durante toda la temporada. Esto debido a que la capacidad de este suelo de retener agua es muy buena pero no excesiva, característica que le da la arena como segundo componente. Si bien en los cuarteles 5 y 6 también hay arcilla, esta no presenta la misma granulometría o tamaño que en el cuartel 4, por lo que la exploración radicular siendo muy buena, es menor al cuartel 4. La presencia de esta arena más gruesa es debido a los sedimentos que hace miles e incluso millones de años, depositó en este suelo el Río Tinguiririca, ubicado aproximadamente a 1,5 Km al norte del Fundo. Es por esto, que en el cuartel 4 (ubicado al norte del 5 y 6), es más importante esta condición de suelo y por ende, presenta un mayor potencial de calidad respecto del cuartel 5 y 6. Estos cuarteles se cosecharon entre la última semana de abril y la primera de mayo. El vino obtenido, ya se encuentra en barricas nuevas de roble francés, haciendo fermentación maloláctica. Presenta un gran color, una nariz elegante y una muy rica acidez con notas a frutos azules en boca. Pienso que nuevamente es un gran año para este cuartel que se destina a la producción del Viu 1.

Los vinos provenientes de los cuarteles 5 y 6, que se destinan a la línea Single Vineyard, presentan también una muy rica fruta y complejidad, con taninos redondos y un muy buen balance en boca.

Por otro lado, a diferencia de la cosecha 2010, para Viu Manent esta cosecha 2011, creo que es extraordinaria en cuanto a la calidad de los Cabernet Sauvignon, principalmente en las líneas más altas. Si bien los vinos todavía se encuentran en fermentación maloláctica, presentan un color muy pocas veces visto, narices frescas, frutales, complejas y bocas redondas de gran concentración, pero por sobre todo elegancia y fineza. Destaca el Cabernet de La Capilla, específicamente de los cuarteles 1 y 2, siendo un vino elegante, complejo y balanceado. Estos Cabernet fueron cosechados entre la última semana de abril y la primera semana de mayo

Otra de las sorpresas de esta vendimia fueron el Grenache, Tannat y Mourvedre que tenemos plantadas en El Olivar. Estos viñedos son jóvenes (plantados 2005 y 2006) y este año realizamos un trabajo especial con cada una de ellos, para determinar su potencial y quedamos bastante asombrados con este, repitiéndose e incluso siendo superior al resultado obtenido el año pasado en el caso del Mourvedre. Hasta hoy estos vinos se han utilizado en mezclas, pero creo que ha futuro tenemos un gran potencial de realizar algo entretenido y original utilizando como base alguna de estas variedades.

La última variedad tinta cosechada en Viu Manent fue el Carménère, comenzando con un lote tempranero el 30 de abril, para posteriormente finalizar el 13 de mayo. Nuevamente los carménère más interesantes provienen del campo de La Capilla, y específicamente del cuartel 20. Aparte de este cuartel, este año depuramos aún más la selección que hicimos el año pasado, tratando de acercarnos un poco más al carácter a pimienta negra y a las notas a cuero que entregan algunas zonas de este campo, llegando finalmente a elegir parte del cuartel 12, más un pequeño sector alto del cuartel 21. Nuevamente encuentro que ambos lotes son muy complementarios y deberían conformar la base de El Incidente, nuestro Carménère Ultra Premium. El otro carménère que anduvo muy bien y que de a poco ha ido alcanzando un mayor balance, aunque todavía con muy pocos kilos, fue el proveniente del Fundo El Olivar, que se encuentra plantado en laderas, incluso este fue el primer año de producción de un injerto que se encuentra en el sector plano, el cual también nos sorprendió por su concentración y fruta. Estos últimos, conformarán la base del Carménère Secreto.

Para terminar y tal como les adelante un par de líneas atrás, a partir del año pasado estamos trabajando en la identificación y conocimiento de los terroir existentes en nuestros 3 campos, con el objetivo de entender un poco más la interrelación de las plantas, con el suelo, el clima. A partir de esto la idea es seguir o cambiar los manejos vitícolas, de manera de obtener el mayor potencial de cada cuartel, y así tratar de expresar en los vinos las características del lugar donde se encuentran plantados. En este trabajo estamos siendo asesorados por Pedro Parra, Doctor en Terroir, quien posee una vasta experiencia en el conocimiento de los distintos terroir no solo en Chile, sino que en las principales regiones vitivinícolas del mundo. Este fue el primer año que realizamos una separación de acuerdo al terroir y los resultados han sido muy alentadores. Es por esto, que junto a Miguel Mujica, continuamos trabajando duro con la misión de seguir mejorando y expresando a través de los vinos las mejores características y el carácter que aporta cada uno de los terroir donde se encuentran plantados nuestros viñedos.

En el informe del próximo año espero seguir contándoles más acerca de estos progresos, pero por ahora, los invito a hacer un Salud…con Vinos Viu, por supuesto!!!

Patricio Celedón

Enólogo Jefe

23 de Agosto de 2011